VII

VII

Dijo que te amaba,
Y tú, ingenua…
Lo creíste sólo porque
lo expresaron sus palabras…

¿Acaso no sabes que
el espíritu resuelto
obra sólo en pensamiento
y al mentir no siente nada?

Debiste mirar sus ojos,
pues el corazón que con su voz
acecha al labio falsas rimas,
jamás podrá fingir con la mirada…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s